La base mínima de cotización de los autónomos sube 5,6 euros al mes (1.25%) a partir del 1 de enero. Esto supone un incremento de 64,32 euros al año.
La cotización queda redondeada en el 30% de cada tramo, y se desglosa en lo siguiente:
  • Contingencias comunes: 28,3%
  • Contingencias profesionales: 0,9%
  • Cese de actividad: 0,7%, muy por debajo de lo que reciben los desempleados asalariados (7-8%).
  • Formación profesional: 0,1%

En resumen, la base mínima de tributación para los autónomos en 2019 se marca en 994,35 euros y la cuota equivalente, en 283,3 euros.

Es una subida que afecta a dos de cada tres autónomos (más de dos millones), que son los que cotizan con la base mínima.Hay que tener en cuenta que las anteriores cifras afectan a los autónomos que operan como personas físicas. Si lo hacen como societarios, la base mínima es de 1.214,08 euros y tienen una cuota correspondiente a la Seguridad Social de 364,22 euros